Navajas multiusos “Imprescindibles a bordo”

A bordo de muchas embarcaciones la falta de espacio es una realidad y eso imposibilita que se pueda tener una gran caja de herramientas como la que tenemos en casa. Precisamente por eso, y porque en muchas situaciones la celeridad con la que se debe acceder a determinadas herramientas es básica, el armador encuentra en la navaja multiusos un excelente aliado.

Con frecuencia utilizamos como sinónimos los términos herramientas multiusos y navajas suizas pues las diferencias entre estos utensilios las encontramos más en los matices que las esencias.

La navaja suiza es una herramienta de diversas funciones, manual y con tamaño lo suficientemente reducido como para llevarla en el bolsillo. Considerada como la primera multiherramienta, la navaja suiza fue diseñada y creada por Karl Elsener en Suiza para facilitar la vida de los soldados del ejército suizo. Precisamente por ello incorporaba una cuchilla, un abrelatas para los víveres, un destornillador para el rifle y un sacacorchos para las sillas y arneses de cuero.

En 1909 y tras la muerte de su madre, llamada Victoria, Karl Elsener decidió utilizar su nombre como marca de fabricada. Y, cuando el acero inoxidable, inventado en 1921, comenzó a emplearse en su fabricación, añadió “Inox” al nombre de la marca. Así nacía la mundialmente conocida marca “Victorinox”, vinculada a origen y desarrollo de la navaja suiza.

En general, una navaja de este tipo incluye un cuchillo además de destornilladores, tijera, lima y abrebotellas. Estos accesorios se guardan dentro de las cachas de la navaja mediante un mecanismo que gira alrededor de un pivote.

Actualmente existen varios diseños y tipos de navaja suiza, con diferentes combinaciones de herramientas para tareas especificas.

La herramienta multiusos, por su parte, surgirá bastantes años más tarde, cuando Tim Leatherman evolucionó y revolucionó dicho utensilio al crear una multiherramienta que no era más que unas pinzas con las mismas funciones de una navaja suiza. Aquella era la Pocket Survival Tool (herramienta de supervivencia de bolsillo) también conocida como PST, que patentada en 1980 disfrutó de un éxito abrumador.

Resultado de imagen de fotos navajas multiusos

Herramienta plegable de acero inoxidable de calidad con un diseño elegante y compacto, contaba con alicates regulables con cortador de alambre y punta de aguja y en sus mangos otras funciones como lima, navaja, destornillador……

A bordo

Tanto una como otra resultan de gran utilidad a bordo, donde nos pueden ayudar a solventar muchos problemas. En líneas generales es recomendable que la herramienta o navaja que llevemos a bordo sea, por supuesto, resistente a la corrosión y al salitre, que se despliegue con facilidad y cuente con un seguro para que no resulte complicado utilizarla al aire libre, en condiciones adversas y posturas complicadas. Debe ser fácilmente transportable en el bolsillo o guardada en su funda, la cual debe contar con sistema de sujeción al cinturón, trabilla del pantalón… En cuanto a las herramientas, lo ideal es que disponga de alicates, sierra de metal, destornilladores y cuchillo. Y como las tradicionales navajas marineras pueden ofrecer también llave para abrir grilletes, lezna o punzón para desarmar nudos.

Mantenimiento mínimo

Lo cierto es que las marcas que fabrican herramientas específicas para uso náutico se caracterizan por fábrica multiherramienta bastante buenas, tanto de construcción como por los materiales empleados en su fabricación. Aún así agradecen un mantenimiento mínimo muy simple. Las funciones más sensibles son los alicates y las sierras, ya que con frecuencia agarran o cortarán objetos oxidados y sucios, de modo que ese óxido puede pasar a nuestra herramienta.

Para su limpieza, basta usar un aceite multiusos que además de limpiar el óxido y suciedad, mantendrá la herramienta protegida y evitará que la humedad la pueda estropear.

Para ello se puede pasar un bastoncillo de los oídos impregnado en aceite a las articulaciones del alicate y a la zona de unión de las mordazas del mismo.

Si abrimos y cerramos varias veces el aceite penetrará más fácilmente y podremos retirar el exceso con un algodón o papel absorbente.

Después procederemos exactamente igual con los ejes donde van montadas todas las hojas: cuchilla, punzón, destornillador…. A excepción de la lima (que en caso de exceso resulta imposible de limpiar). Solo cuando sea preciso y después de bastante uso se debe proceder al afilado de algunas de las funciones.

Leave a Reply

*

captcha *